COMUNICADO DEL CANAL DE FRAN116 gmx

15 de Septiembre del 2020

SITUACIÓN GLOBAL EN LA QUE NOS ENCONTRAMOS

ESTADO DE LA PANDEMIA GLOBAL DE LA COVID-19

Corren tiempos convulsos a estas alturas del 2020, eso nadie lo duda.
Corren tiempos, de confusión, de tribulaciones, de conspiraciones, de enfrentamientos y de incertidumbre, eso nadie lo duda.

El canal de Fran116 surgió del renacer de un hombre de una profunda depresión que a punto estuvo de costarle la vida.

Una profunda depresión originada por la ineficacia de una persona para afrontar las injusticias de un sistema, que no está diseñado para ayudar a la gente.

Una profunda depresión, que originó graves enfermedades crónicas y graves perjuicios económicos. Me llegué a encontrar sin techo, sin sustento y con una familia que mantener.

Todo ello me ha colocado en la capa más baja de la sociedad, luchando por alimentar a una familia y peleando por mantenerlos bajo un techo.

La dura pelea en demostrar que de un suceso como este, se puede salir, mostrar mi experiencia a los demás por si a alguien le pudiera servir, y afrontar el día a día, aprendiendo a convivir con la pobreza, la enfermedad y la muerte, han hecho del canal de fran116 gmx un claro ejemplo, de que en esta vida, con esfuerzo y sobre todo, con la ayuda de la gente buena que queda en el mundo, se pueden alcanzar metas, que aunque parezcan pequeñas, en realidad son la escalada con éxito de enormes montañas.

El tiempo ha transcurrido desde el inicio de esta pelea.

El mundo, lejos de mejorar las causas de mis problemas, ha decidido, endurecer las condiciones y arrastrar a millones de personas a una situación como la que yo experimenté, ya hace un año y medio, a fecha de este mensaje.

Pero es injusto, echarle al mundo la culpa de tan desgraciados acontecimientos. Son las personas y en especial, un grupo reducido de ellas, las responsables directas, de todas las desgracias que ahora nos acontecen.

Todos somos conscientes, de quienes son los responsables, de que una vida, ya de por sí difícil, se convierta en muchos, demasiados, casos inviable.

Por todo esto, el canal de Fran116 ha evolucionado.

El canal de fran116 gmx se está volcando en intentar brindar una imagen objetiva de lo que está pasando.

El canal de Fran116 se está esforzando en poner el foco en los verdaderos problemas y en los verdaderos culpables de los males que somenten a nuestro mundo.

Todo esto, sin dejar de mostrar, que con pelea, con afán de aprendizaje, con reflexión, con objetividad, sin miedo a equivocarse y a rectificar, con debate y con serenidad, se puede encontrar la forma de salir adelante y de vivir una vida plena, de servicio a los demás.

Centrándonos en el caso, en el mundo y en el país que nos toca. Debemos escarbar para encontrar la luz que, toneladas de porquería han bloqueado, para que todos vivamos sumidos en la más terrible penumbra.

En nuestro país, España, vivimos con perplejidad, como un grupo reducido de personas, apoyadas por una masa zombie de colaboracionistas, engañados, ciegos y egoístas, han acabado por destruir un país, con una larga y memorable historia, que en un tiempo fue imperio y que ahora simplemente es un despojo del que se están alimentando las más asquerosas alimañas.

Hemos tenido durante los últimos 40 años, un grupo de mal llamados políticos, que nos han estafado con palabras como Democracia y que mientras nos generaban mil y un problemas para ofrecernos malas soluciones. Han estado repartiéndose las riquezas del país y vendiendo nuestros activos al mejor postor, campando por nuestra piel de toro como si fueran nobles a los que se les debe pleitesía.

Nos han sometido a voraces impuestos, ejecutados por una peligrosa institución criminal llamada agencia tributaria, que en los últimos tiempos, se ha estado dedicando a saquear a sus ciudadanos, mientras estos permanecían en sus casas secuestrados y sin movilidad, por leyes creadas por ellos mismos, y que nos han dejado en total indefensión para defender nuestras propiedades.

Hemos sido testigos, de como, mientras nos confinaban en nuestras casas, bajo amenaza de multas e incluso prisión, han abandonado a su suerte a nuestros ancianos, que han sido vilmente asesinados por un bicho, que ellos han dejado que campara a sus anchas aplicando medidas parlamentarias eficaces para que nos eliminara como a chinches y sobre todo, a nuestros mayores.

Hemos visto con pesar, como mientras sus leyes, apoyadas en una pandemia nos recluían en nuestros domicilios, ellos, han saqueado las arcas públicas, despilfarrando nuestros dineros en materiales sanitarios ineficaces o defectuosos adquiridos a empresas, en algunos casos de ellos mismos, o de sus familiares, o a empresas que directamente no existían.

Hemos visto durante una pandemia potenciada por leyes represivas, absurdas e ilógicas, como nuestros trabajos se perdían, como se aprovechaban de nuestra desesperación por comer, ofreciéndonos migajas monetarias, que a la postre, en muchísimos de los casos ni tan siquiera llegaban a sus destinatarios.

Hemos sido privilegiados espectadores, viendo como lo perdíamos todo y se nos impedia hacer algo para evitarlo, mientras ellos, han seguido cobrando sus sueldos, sus dietas de desplazamiento por no ir a trabajar, sus dietas de residencia por quedarse en sus casas, la adquisición de lujosas instalaciones para realizar sus confinamientos, y han utilizado, y ellas se han dejado utilizar, a nuestras fuerzas de orden público como órgano represor.

Hemos contemplado, como han utilizado el escaso dinero que queda de nuestros impuestos, para financiar a todos los medios de comunicación, volviéndose estos oficiales y vertiendo sobre nosotros, horas y horas de tensión, infoxicacion, mentiras, generado dudas, señalándonos como culpables de todo lo que ocurre, mareándonos con datos que varían entre días y días, y dejándonos a nosotros el pueblo en la mayor de las desorientaciones.

Estamos asistiendo a un bombardeo masivo, realizado por sus medios de comunicación, de la idea de que todos estamos en riesgo de muerte o contagio, por medio de pruebas sanitarias, que su propio inventor nos dice que son ineficaces.

Estamos siendo recluidos en nuestras localidades, según nos dicen ellos, para evitar que enfermemos, mientras obligan a nuestros hijos a reunirse en el colegio para que sean ellos los que nos traigan la muerte a casa.

Estamos siendo testigos, de la destrucción, metódica e implacable, de amplios sectores productivos de nuestro país, con la escusa del bicho, mientras nuestras fronteras, están abiertas a todo aquel que pueda llegar enfermo de cualquier parte del mundo.

Contemplamos impasibles, como toda teoría que surja de nuestra duda y que intente, cuando menos, poner explicación a lo que esté pasando, es censurada por medios de comunicación institucionales, empresas privadas internacionales y toda institución que tenga algo que decir en el campo de la comunicación.

Miramos absortos, como nuestros dirigentes acuden a organismos internacionales, a mendigar, ingentes cantidades de dinero, que van a lastrar el futuro de varias generaciones, y que pretenden utilizar para, simplemente, mantener su maquinaria, represiva, criminal y totalitaria, sin proponer un proyecto de país que de algo de esperanza al pueblo y que proponga una meta en la que volcar nuestros esfuerzos. Todo esto mientras nos incitan a que salgamos a aplaudir a nuestros balcones.

Contemplamos con estupor, como las pocas estructuras, que en tiempos hicieron grande este país, como su sanidad o como nuestro organigrama educativo, son despedazadas y malogradas, impidiendo que asistamos a nuestros centros de salud, que nuestra educación sea cambiada para moldear nuevas generaciones de zombies serviles y nuestros hospitales y centros de mayores sean regalados a sus amigos.

Miramos a nuestro futuro con preocupación ante la más que posible obligación de implantación de medidas muy represivas, que comienzan por la imposición de una vacuna, realizada en un tiempo record y temerario y que en algunos casos ya está causando graves casos de enfermedad entre sus conejillos de indias.

Observamos como en nuestras redes, grandes profesionales nos demuestran las terribles secuelas que este bicho está ocasionando en las personas que se recuperan de la enfermedad, mientras otros grandes profesionales nos dicen que todo es una mentira.

Se nos oculta la información importante y se divulga toda la información que pueda ser contradictoria. Se nos impide poder ejercer el más mínimo derecho a contrastar las noticias y se impide que nos reunamos para poder debatir entre nosotros y poder llegar a nuestras propias conclusiones.

Y muchas más cosas que ahora mismo no se me ocurren. Y muchas más cosas negativas que empiezan a atisbarse en el horizonte. Y muchas más cosas que no sabemos pero que sin duda nos tienen preparadas.

Estamos en tiempos genocidas, represivos y de ataque frontal a nuestros derechos y libertades más básicos.

El canal de Fran116 seguirá aquí, intentando poner un poco de orden en este caos, denunciando, anunciando, rebuscando, equivocándose, rectificando, pero sobre todo, intentando hacer pensar a las personas, lujo, que ahora mismo nos quieren arrebatar.

El canal de Fran116, va a luchar por defender nuestras almas, que ahora mismo, es lo único puro de lo que disponemos y que no tengan ustedes, ninguna duda, que vendrán a por ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *